miércoles, 30 de diciembre de 2009

El Infierno de la Prensa

Viajes con Ryszard Kapuscinski.

Enseguida me di cuenta de este detalle pues estoy un poco tocado de la cabeza con el tema de calzado. Mi chifladura se remonta a los tiempos de la guerra, a los años de la ocupación alemana. Recuerdo el otoño de 1942: no tardaría en llegar el invierno y yo no tenía zapatos. Los viejos estaban hechos trizas y mi madre no tenía dinero para comprarme unos nuevos. Los zapatos accesibles a los polacos costaban cuatrocientos zlotys; la parte superior estaba hecha de dril impregnado de una sustancia alquitranada, impermeable, y las suelas, de madera de tilo. ¿De dónde íbamos a sacar los cuatrocientos zlotys?

Vivíamos por aquel entonces en Varsovia, en la calle Krochmalna, en el piso de los señores Skupiewski, sito junto a una de las puertas del gueto. El señor Skupiewski se dedicaba a la manufactura casera: fabricaba pastillas de jabón, todas del mismo color: verde.

--Te daré pastillas de jabón a comisión –me dijo--, cuando vendas cuatrocientas tendrás para zapatos, y la deuda me la devolverás después de la guerra.

En aquellos momentos aún se creía que la guerra tenía los días contados. Me aconsejó que desplegase mi negocio en los alrededores de la línea del ferrocarril Varsovia-Otwok, porque en aquellos trenes eléctricos viajaban veraneantes, gente que de vez en cuando deseaba lavarse, con lo que seguro me comprarían jabón. Le hice caso. Tenía yo entonces diez años y el que nadie me quisiese comprar aquellas dichosas pastillas de jabón me hizo verter la mitad de las lágrimas de toda mi vida. En todo un día de ir de casa en casa no vendía ninguna o, como mucho, una. En una ocasión logré vender tres y regresé a casa radiante de felicidad.

Después de pulsar el timbre, me ponía a rezar fervorosamente: ¡Dios, haz que compren, aunque sólo sea una, pero que me la compren! En realidad, al intentar causar lástima, practicaba una especie de mendicidad. Entraba en la vivienda y decía:

--Señora, cómpreme una pastilla de jabón. El invierno está al caer y yo no tengo zapatos.

El método funcionaba unas veces, pero otras veces no, porque por los mismos lugares merodeaban muchos otros niños que intentaban arreglárselas como mejor podían, ya robando, ya perdigüeñeando, ya vendiendo cualquier cosa.

Llegaron los últimos estertores del otoño y el frío me mordía los pies tan dolorosamente que tuve que abandonar el negocio. Había reunido tan sólo trescientos zlotys, pero la generosa mano del señor Skupiewski añadió los cien que me faltaban. Mamá y yo compramos unos zapatos. Si se envolvía el pie en un grueso peal de fieltro y, además, en papel de periódico, se podía caminar con ellos incluso durante las mayores heladas.

Fragmento de Viajes con Herodoto

Ryszard Kapuściński, (Pinsk, Bielorrusia, entonces parte de Polonia, el 4 de marzo de 1932 - Varsovia, 23 de enero de 2007) fue un periodista, historiador, escritor y ensayista.

Estudió en la Universidad de Varsovia historia y arte, aunque finalmente se dedicó al periodismo. Colaboró en Time, The New York Times, La Jornada y Frankfurter Allgemeine Zeitung. Compaginó desde 1962 sus colaboraciones periodísticas con la actividad literaria y ejerció como profesor en varias universidades.

Fue maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, creada y presidida por Gabriel García Márquez. Fue corresponsal en el extranjero hasta el año 1981. Falleció el 23 de enero de 2007 a causa de una grave enfermedad. Su obra gráfica ha sido expuesta en diversas ocasiones por la Asociación de Periodistas Europeos, en la exposición "África en la mirada", que permanece en Madrid hasta el 10 de enero de 2010.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Mi vida con el narco


El testimonio inédito de un reportero del norte del país cuya vida fue invadida por el narcotráfico

Por David Piñón Balderrama

Uno

Estaba a cinco meses de casarme, acababan de ascenderme en el periódico y parecía que por fin había llegado la hora en que iba a poder vivir completamente del periodismo. Entonces comenzó una época que las autoridades llamaron “la guerra contra el crimen organizado”. Los primeros días no fueron malos. Creí que se presentaba la oportunidad de hacer grandes cosas. Tenía un nuevo equipo de trabajo, dispuesto a jugársela conmigo, y ese equipo me hacía sentir cierto liderazgo, algo halagador si trabajas con gente profesional que te tiene en cuenta para tomar decisiones y comenzar a actuar. Era la luna de miel, aunque la experiencia de mis antecesores me advertía que aquel periodo sólo duraría unos meses antes de que comenzaran los problemas que me harían aventar el cargo y hundirme en la soledad. Estaban equivocados. La luna de miel terminó mucho antes.

Duró exactamente una semana y terminó la tarde en que ejecutaron a Iván, un agente de la Policía Municipal que me pasaba información y dominaba el centro de la ciudad. Lo había conocido en mis tiempos de reportero en la calle, cerca de las ambulancias, las patrullas, el mundo de los oficiales. Iván conocía los nexos criminales de los jefes policíacos y las bandas, sabía la ubicación de tienditas y picaderos, y podía identificar para quién trabajaba cada puchador. Platicaba mucho conmigo, pero nunca me dejaba apuntar.
—Nomás te estoy platicando —decía—. No apuntes y allá tú si lo publicas.
Una tarde, cuando estaba por terminar mis labores, me avisaron que por la zona sur oriente de la ciudad un comando armado lo había ejecutado. El chofer de un camión alcanzó a ver cómo lo tenían hincado varios hombres con el rostro cubierto, gritándole que se había pasado de lanza y que por eso iban por él. Supe que lo habían asesinado por la información que pasaba, que la corporación policíaca a la que había pertenecido estaba infiltrada por criminales. Un compañero de trabajo me dijo:
—Las cosas se están poniendo calientes. Nos están diciendo que le bajemos de huevos.
—Está bien, chaparrito —respondí—. Pues entendimos el mensaje y ya.
Su muerte se perdió entre las 100 ejecuciones que se habían registrado en la ciudad a lo largo de 2007 y que duplicaban las ocurridas el año anterior. Al comenzar 2008 se había alcanzado esa misma cifra en sólo dos meses. A fines de marzo habíamos contabilizado 214 víctimas y yo había descubierto que mi nuevo empleo poseía grandes desventajas: el teléfono sonaba a cualquier hora de la madrugada, ganaba sólo un poco más de sueldo y tenía, en cambio, el triple de trabajo. Me pasaba el día encerrado en la oficina, extrañando las calles y la urgencia de la nota diaria, obligado a atender trámites burocráticos de
la Gerencia, Recursos Humanos y Publicidad.
Pasaba el tiempo sintiendo que los días deberían tener 28 horas, porque 24 eran insuficientes.
Un día cualquiera de marzo de
2008, a las siete de la noche, me dirigí al estacionamiento del periódico. Pensaba cenar algo con mi novia y luego ir a descansar. Subí a la camioneta, encendí el motor y entró una llamada de un número desconocido. Luego supe que no venía de la telefonía móvil sino de la satelital. No supe si debía responder. Llevaba trabajando 12 horas seguidas. Al fin, me ganó la curiosidad. No fuera a ser una emergencia. Hoy asocio aquella llamada con un poema de Ungaretti:

Lejos, lejos
como a un ciego
me han llevado de la mano.


Contesté:
—Licenciado, un gusto saludarle, licenciado. Me recomendaron que hablara con usted para platicar de… bueno, es que, mire, pues nosotros no queremos problemas con ustedes, ¿sí me entiende, patrón?, es que queremos que nos echen la mano, porque son chingaderas lo que están haciendo con nosotros y pues no queremos actuar a la mala. A nosotros no nos gusta meternos con los que nomás hacen su trabajo, sabemos que nomás hacen su trabajo, pero también nos están chingando, les dicen que nos estén chingando y ya no sabemos cómo hacerle… ¿sí me entiende, licenciado?
Desde luego que lo entendía. Recordé que unos días antes un comandante de
la PGR, que para variar fue ejecutado tiempo después, me había dicho que unos conocidos suyos querían hablar conmigo. La confianza que tenía con ese comandante no era tanta como para que se aventara a proponerme cualquier clase de complicidad. Apenas me había deslizado que alguien quería hablarme. Hice como que no entendí y le pedí, la última vez que nos vimos —pues comúnmente hablábamos por teléfono y nos mandábamos correos electrónicos— que me mandara a sus conocidos a la oficina para atenderlos.
No fueron a verme, pero optaron por el teléfono. En la primera llamada aquel sujeto me habló de su organización,
La Empresa, con un código casi secreto. Habló de “los de enfrente” (así llamaba a sus rivales cuando estaba de buenas, porque de malas no los bajaba de hijos de la chingada), y habló también de mis colegas de otros diarios, a los que compraban con unos dólares a fin de que éstos omitieran algunos datos y les echaran la mano difundiendo rumores, o “quemando” a quienes ellos querían poner en el foco de atención de las autoridades.
—Nosotros conocemos cómo es usted para trabajar, patrón, por eso le pedimos que nos vayamos por las buenas, al fin que pues no le caería nada mal una ayudadita para su casa, su familia… nomás díganos, que ya sabe que estamos a sus órdenes, si tiene algún problema con alguien, si lo andan molestando, quien sea, nomás me dice y nosotros nos encargamos, sin que usted se manche las manos. Yo voy a buscar la forma de encontrarlo, de mandarle un mensajito, de unos cinco o seis mil dólares, es con lo que nosotros podemos apoyarlo, licenciado. A los que nos apoyan allá en Juárez o Parral o allá en Durango, o así, pues los apoyamos con menos, con unos cuatro, pero sabemos que usted es profesional y nos puede echar la mano… piénsela, patrón, yo lo busco mañana a ver qué me dice, a ver cómo nos podemos ayudar.
Pude distinguir que entre cada bulto de palabras el hombre aspiraba, tosía, bebía, fumaba, en ese orden. Se estaba metiendo toneladas de cocaína mientras hablábamos. A su alrededor se oían gritos, carcajadas, pláticas.
Respondí:
—Oiga no, no, no, no se apure. Le agradezco mucho la intención, pero usted sabe, son muchas broncas, en mi trabajo son muy delicados los jefes, así que no se apure.
Pero estoy a sus órdenes, amigo, nomás hábleme cuando se le ofrezca y vemos qué podemos hacer, con mucho gusto.
El hombre aspiró, tosió, bebió. Luego dijo:
—Pero no se apure, le digo que nosotros no nos metemos con los que no se tratan de pasar de lanza con nosotros. Yo sé que usted nomás hace su trabajo, por eso el jefe, de Juárez, ¿sí sabe quién es mi jefe?, pues mi jefe me pidió que le hablara primero yo, pero él le va a hablar para ponerse a sus órdenes, para que le diga lo que quiere, lo que necesita, y luego que él me diga yo me encargo de buscarlo, licenciado… Sin compromiso, de verdad, es sólo una compensación si nos echa la mano de vez en cuando.
El corazón me estaba latiendo a todo vapor, no sabía qué decir para desligarme de cualquier cosa que pudiera poner en riesgo mi integridad. Atiné a responder:
—No, mire, después uno se mete en problemas, ¿qué tal si alguna vez no le puedo echar la mano? ¿Se imagina? Me iban a andar correteando, hombre, y mejor para qué nos metemos en broncas, ¿no le parece? Dígale al señor que muchas gracias, que ahí estamos a la orden, estamos pendientes, nomás háblenme con tiempo para lo que se ofrezca, no se apuren.
—No, licenciado, es que me dijeron que le dijera… —y se oía que aspiraba, que fumaba, que daba un sorbo antes de continuar—. Es que el patrón me pidió que le dijera que nomás nos eche la mano, en lo que usted pueda, ¿verdad? No se sienta comprometido, ¿verdad? Nosotros sabemos que usted pues cumple con su trabajo como siempre, muy bueno, muy bueno, pero estas chingaderas de repente se ponen difíciles y pues ahí se necesita que nos echen una mano… Usted sabe, pues nomás a veces que les meta un chingazo a esos hijos de la chingada, o a veces que nos diga cómo anda el agua, que nos ayude, a veces se trata de nuestra gente y pues a veces no queremos que salgan los nombres o cosas así, ¿me entiende?
—Claro que sí, lo entiendo, pero le digo, cuando pueda echarles la mano con mucho gusto, y no se apure, ahí estamos a la orden —le dije, mientras trataba de descifrar su código, sin lograr hacerme del escenario completo de los problemas que enfrentaban ambas bandas.
—Gracias, patrón, yo lo busco más tarde o mañana para ponernos de acuerdo, para entregarle lo que le mande el jefe que anda en Juárez, pero en cuanto lo vea y que él me diga yo lo busco para ponernos guapos con usted. Y lo que se le ofrezca, no se apure, nosotros lo protegemos para que usted no ande preocupado.
No pude analizar lo que me habían dicho realmente, ni lo que yo había respondido. Traté de digerir lo hablado con esa persona que me llamaba patrón y licenciado, y era extremadamente servil y educada si no se tomaba en cuenta su voz aguardentosa y las aspiradas constantes que interrumpían la fluidez de su plática. Me pregunté: “¿Hasta qué grado te has involucrado?”.
De cualquier modo guardé el contacto en mi celular bajo el nombre de Juan. Pensé que me podría servir de algo tener un contacto de nivel dentro de la mafia. No tardé en agregar a mi agenda otro contacto, al que llamé Secretario, y uno más al que nombré
La Empresa.
Habí
a comenzado mi relación con el narco.

Dos

—Buenas, patrón, qué dice… Oiga, cómo vio lo de Parral, yo les pedí que lo regresaran por seguridad nomás, no quería molestarlo, una disculpa porque no quería que lo molestaran, pero estaba muy caliente por allá. De todos modos cómo la vio. Estos puercos hijos de la chingada nos levantaron a cuatro morritos, puros lepes, hombre, eran mi gente… pero hijos de la chingada les matamos a madre al cabrón que nos estaba chingando, ¡les partimos su madre para que sepan con quién se meten esos marranos! Aquí en Chihuahua tengo toda la información, si quiere ahorita nos vemos, para decirle como estuvo todo —me decía Juan por teléfono, mientras yo manejaba, el domingo 6 de abril, a las dos de la madrugada, por la carretera Parral-Chihuahua. A mi lado iba dormido mi compañero Pablo.

—Pues bonito susto me metieron. Yo nomás iba a hacer mi trabajo, pero sus muchachitos están cabrones, muy maleducados para hablar. Ahora vengo en la carretera todo asustado. Mejor mañana platicamos.
Faltaba más de una hora de camino y no pensaba llegar a Chihuahua para reunirme con un narco en plena madrugada. No después de viajar a Parral en forma urgente para cubrir una balacera que había dejado seis muertos. No después de que unos sujetos me hicieran volver con malas palabras.
—Como quiera, licenciado, nomás le quería pedir de favor que cuidara a mis muchachos, son puro jovencito que andaba jalando bien, nomás le encargo que no salgan sus nombres en los periódicos, ni las fotos. Por la familia. Se nos hace gacho por la familia —me decía aquel tipo de voz aguardentosa que de jefe, patrón y licenciado no me bajaba.
Agregó:
—Y dígame cómo le hacemos para entregarle el encargo, que aquí lo traigo, calientito, porque me pidieron que lo tratara muy bien. El patrón anda en Juárez, ahorita hablé con él y me dijo que le hablara, para que no se arriesgara por allá, y para darle lo que le dijimos.

No’mbre, no se preocupe, después del susto nomás quiero llegar a dormir, mañana tengo jale muy tempranito, yo pensaba quedarme por allá en Parral pero pues ya me saltaron otras broncas. De todos modos estamos al pendiente, nomás avíseme.
El hecho de tener comunicación tan seguida con ellos comenzaba a preocuparme. Tuve más de
150 kilómetros de carretera oscura para ir pensando lo que había pasado. ¿Hasta dónde me estaba involucrando, hasta dónde llegaría la relación y hasta qué punto sería sostenible?
—Buenas, qué dice, patrón, ¿ya llegó a Chihuahua? —insistió Juan por el celular, que ya estaba casi descargado, poco después de las tres de la mañana.
—Apenas vengo llegando, compa. ¿Qué hay de novedades?
—Pues seguimos igual, licenciado. El jefe anda encabronado por lo que pasó, ya sabemos quiénes fueron, fue un pinche flaco pendejo de Durango que se metió para acá, que desde hace mucho anda chingando para meterse por acá, pero ni madres que lo vamos a dejar. Es un pinche flaco que se siente muy bule. Lo vamos a reventar al pendejo como le andamos reventando a su gente al güey; queremos quemarlo. Dice el patrón que si nos ayuda para quemarlo en los periódicos, en la internet, para que los pinches guachos vayan por él, a él sí lo dejan jalar en la sierra, en Durango, los tiene bien compradotes el hijo de la chingada

—Mañana vemos ese pedo, ¿no? Es que ando bien fregado, ya necesito irme a dormir, me venía durmiendo en la carretera.

—Sí, señor, nomás le hablaba para decirle eso que nos pidió el patrón, pero de todos modos él mañana le habla, para ver si nos vemos por ahí, si quiere con un paquetito, con todo el kit, ¿sí le pone a esa madre?
Le dije que sí, que a veces le ponía, pero hacía un buen rato que no.
—Es que ando medio enfermo, pero mañana vemos ese pedo, a ver dónde nos vemos.
Pura madre, pensé. No me voy a andar drogando y menos con unos narcos. Comenzaba a pensar, por cierto, cómo tenía que hablar ante ellos. Por alguna razón, si ellos comenzaban a utilizar malas palabras yo les respondía de la misma forma. Nunca he sido mal hablado. Pero algo me hacía ponerme al mismo nivel. De cualquier forma, insistí, pura madre que voy a verlos, mejor que todo sea por teléfono
.

Tres
Una madrugada, mis “amigos” me avisaron que en unos minutos iban a matar a determinada persona que andaba de “chapulín”, es decir, que dejaba su bando para irse con los rivales, ya fuera de vendedor, transportista o sicario. Era muy perturbador despertar en la madrugada con el sonido del teléfono, que yo siempre acostumbraba dejar con el volumen más alto para poder escucharlo, y venir a enterarme que alguien más, uno de tantos, estaba a punto de ser acribillado. Era demasiado para mi conciencia. No sabía cómo actuar. Tampoco a quién recurrir. Una noche me pidieron que me acercara a la carretera a Juárez, porque acababan de dejar a un encobijado. Me vendían la información como exclusiva. Tan exclusiva que yo podía enterarme de esa muerte muchas horas antes de que algún testigo le informara a la policía. El dilema era siempre el mismo: denunciar o no. Decidí que no me correspondía hacerlo. Mi trabajo de periodista se limitaba a dar cuenta de los hechos. Además, tenía claro que lo que estaba en riesgo era mi integridad. Más tardabas en denunciar que los criminales en darse cuenta. No era un cómplice voluntario. Era, simplemente, otra víctima del temor. Me sentía en riesgo al trabajar, al andar en la calle, al llegar a mi casa, al contestar el teléfono.
Decidí dejarlo sonar. No contestarlo más para dar por terminada mi relación con
La Empresa. Compré un nuevo aparato, cuyo número le di a mis conocidos poco a poco. Y entonces vino un cambio. Me llegaron mensajes al periódico llenos de reclamos. De “patrón” y “licenciado” me convertí en “compa”. Y yo, que no podía explicar por completo mi actitud, porque los evadía, terminé por desesperarme. Vivía lleno de temor ante la posibilidad de tener un conflicto con La Empresa. Alguna vez me habían invitado a Puerto Vallarta “para platicar”. Pude excusarme alegando los preparativos de mi boda. El tiro me salió la culata, pues al enterarse de la fiesta quisieron ser “padrinos con lo que se me ofreciera”. Esos tiempos habían quedado atrás. Una tarde me llamó el hombre registrado en mi lista de contactos como Secretario, que ocupaba un nivel más alto que Juan.
—Oiga, ya bájenle, ¿no? ¿Cuánto les está pagando el ejército? Nos están poniendo una chinga, siempre contra nosotros, siempre nos acusan de todo, pero a los otros cabrones no les hacen nada. Hay otros cabrones que son los que traen todo el desmadre, nosotros sólo nos defendemos, pero de ellos no dicen nada, al contrario, como aquellos están arreglados con el ejército y ustedes también, a toda madre, nomás a nosotros nos traen jodidos.
—Espéreme, espéreme mi compa, no sé de qué está hablando.
—No se haga, son chingaderas: dice ese pinche general Juárez que somos unas cucarachas, pero cómo no dice eso de los que les pagan a los guachos en la sierra.
Ellos pasan cualquier chingadera por la sierra, pasan lo que sea en camiones enteros y nomás se arreglan en los retenes, allá en la carretera a Piedras Negras, en la de Guadalupe y Calvo, ¿cómo eso no dice el pinche general ese? Además, ésas no son palabras de un general, pinche viejo mal educado.
—Pues así son los generales, pero tiene razón, no son palabras de un general.
—Va a ver ese pinche general, ya le caímos a su gente ahí en la zona militar, y se lo va a cargar la chingada. ¿Y ustedes por qué lo hacen? ¿Quién les paga? Si es por dinero ya le dije que vamos a arreglarnos, mi compa. Porque es así o es por las malas, nosotros sabemos todo de ustedes, mi compa, tienen familia, sabemos dónde viven, qué hacen, con quién se andan moviendo…
—No, señor, ¿cómo que con quién me ando moviendo? Ni madre, yo sólo ando trabajando, pero está cabrón, todo les molesta. Si no son ustedes son los otros, está cabrón trabajar así. Ni modo, mejor mando el jale a la chingada y mándeme una lista para saber a quién puedo tocar y a quién no… ¿Sí me entiende? Si usted realmente sabe todo el movimiento, entonces bien sabe que nomás estoy haciendo mi jale.
—Mire, yo no soy como aquellos culeros que no respetan, yo si veo que nomás andan haciendo su jale está bien, conmigo no hay problema, aguanto los trancazos… pero no estoy tan seguro que usted nomás esté haciendo su trabajo, porque, oiga, ya son muchas, nomás para nosotros, y todavía dice que somos amigos…
—¿Y cómo quiere que le haga? Yo no entiendo ni madre, un día me habla usted, luego me habla Juan o
La Empresa y me dicen una cosa, puras claves, es que no les entiendo, o sea no sé cuándo se están chingando a uno de los suyos, cuándo a uno de los otros… Está cabrón. ¡Y luego hablan del otro lado y amenazan con que nos va a cargar la chingada o el ejército también presiona. ¡Está de la chingada estar en medio! De perdida ustedes saben en qué andan metidos, pero yo no, y si no me quieren chingar ustedes son los otros, son los militares o los pinches policías, ¡nomás ustedes saben qué se traen!

Secretario no entendió la desesperación que le expresé a gritos cuando decidí jugármela con la verdad. Al contrario, tomó lo que dije como una ofensa. Me acusaba —según deduje cuando me puse a interpretar las conversaciones con él que me daban vuelta por la cabeza— de estar trabajando para el bando opositor o para el ejército, por lo que en mi ejercicio como reportero reflejaba nada más la versión de sus rivales. En realidad —y sólo yo sabía eso—, a la hora de escribir relataba lo que sabía, lo visto en el lugar de los hechos, lo que apuntaban las investigaciones, nunca suposiciones propias ni ataques a uno de los bandos en disputa.
Pero ellos no lo interpretaban igual. Tenían su propio código de comunicación. Leían las noticias según su conveniencia y, como el león cree que todos son de su condición, siempre pensaban que había algo detrás. Nadie, ni el reportero más avezado, es capaz de saber qué tan complejas son las historias que los narcos tejen en sus cabezas cuando cualquier información aparece publicada.
—Pues nomás le digo que nosotros sabemos todo de ustedes, dónde viven, dónde están sus familias, qué hacen. Piense en eso, mi compa, no se ande pasando de lanza.

Cuatro

Era natural que la cantidad de muertos, que rondaba los 500 hacia el mes de abril —luego de un año durante el cual se habían registrado más de dos mil decesos por ejecuciones—, dejara una huella profunda en la gente de las ciudades. Al final de cuentas eran decesos trágicos que marcaban recuerdos indelebles. Casi no había calles importantes, grandes avenidas, donde la muerte no asomara la cabeza. Cualquiera que caminara por esas calles recordaba por fuerza alguna ejecución. Una en aquel local, otra en ese restaurante, otra más en aquel estacionamiento.
El extremo del absurdo era que, aun con las calles patrulladas por el ejército, en todo el corredor norte de las drogas, en los estados fronterizos de México, los cárteles y sus células, lejos de desplomarse, se habían multiplicado.
Ahora los delitos comunes también eran atribuidos al crimen organizado y, para colmo, las bandas tenían agentes de relaciones públicas que, igual que lo hacen los partidos políticos, llamaban a los medios de comunicación para pedir neutralidad. Hablaban de parte del Chapo Guzmán, quien se sentía muy golpeado por tal periódico o tal televisora, o de parte de
La Empresa, que veía a los medios muy cargados a favor de los de Sinaloa. Los medios de comunicación en poblaciones como Culiacán o Juárez tenían historias impublicables que sólo circulaban entre los reporteros de la fuente policíaca. Entre ellas, las de sus contactos con el crimen organizado, generalmente un mando de buen nivel encargado de opinar, declarar y orientar al reportero, tal como lo hacen los voceros de cualquier estructura de gobierno.
Valerse de los medios como estrategia política, eso fue lo que hicieron los narcos al avanzar en su lucha contra las pocas corporaciones oficiales que los combatían en serio. Siguieron también sus planes de relacionarse con reporteros, darles información y hacerlos cómplices aunque fuera de manera forzada.
—Ya sé quién dio el pitazo de lo que pasó en la mañana, mi amigo. Pero le marco y le marco y no me contesta —me reclamó Secretario una tarde, cuando había mandado una edición de lujo para el día siguiente, con la detención de tres integrantes de su banda. Para variar, me pidió modificar la nota. Lo hizo de muy mala manera. Se encontraba molesto.
—¿Ah sí? ¿Quién fue? —le pregunté.
—El hijo de la chingada es policía estatal y ya lo tengo ubicado. Anda por la carretera a Aldama. Por si gusta acercarse, en media hora le aviso dónde queda el cuerpo.
Cada vez se habían vuelto más descarados a la hora de informarme de cosas que no me importaba saber, al menos, no de forma tan adelantada.
Veinte minutos después, sonó el celular.
—Está en tales calles, con un dedo cortado metido en la boca para que se le quite lo pendejo.
Pensé: “Como si no se le fuera a quitar lo que fuera ya estando muerto”. Pero el chiste no me hizo gracia. La noticia anticipada de esas ejecuciones me retorcía la conciencia, como si yo hubiera sido el autor material. Me la retorcía aunque trataba de desligarme. La única solución era renunciar, pero no podía hacerlo en medio de la crisis, con un bebé en puerta y con la vida llena de obligaciones y responsabilidades.
A veces, al conocer el móvil de los crímenes, me daba coraje oír que la gente, alejada por completo del problema del narco, acostumbraba decir: “Pues si lo mataron debió ser porque andaba en malos pasos”. Esas palabras no me dolían por ellos, por los muertos, sino porque me aterraba la posibilidad de pasar por lo mismo, de ser la víctima, y de que a mis familiares fuera a llegarles la frase: “Pues si lo mataron fue por algo”.
Ese “fue por algo” llegó a retumbar violentamente en mi cabeza, hasta hacerme confrontar a todo aquel que lo pronunciaba. Me ganaba algunas críticas, por supuesto, por salir con mi cantaleta sobre cómo estaría la familia de la víctima, su esposa, sus hijos, sus padres, al tener la incertidumbre de por qué habría ocurrido la ejecución. No debemos juzgar, me repetía, porque sabía cómo se las gastaban quienes sin pudor alguno llegaban por uno y terminaban matando a tres. Era la pena de muerte, no aplicada por el Estado, sino por el crimen.
No había manera, sin embargo, de limpiar la memoria de los fallecidos. Era humana y matemáticamente imposible, pues la cantidad de muertos y la cantidad de los que sí estaban metidos en el narcotráfico convertían aquello en una empresa imposible de realizar.
Habían quedado lejos los tiempos en que yo era “patrón” y “licenciado”.
—Mire, mi amigo, me vale madre cómo le haga, pero no quiero que salga nada, ni el nombre ni el asesinato, nada, que no salga ni una sola noticia o de plano mañana tendremos que arreglarnos ya no como amigos. Yo no quería llegar a esto con usted, pero no hay de otra, dígale a su jefe lo que quiero o mañana mismo se los carga la chingada.
Fue una de las últimas advertencias. A Secretario le habían matado a un familiar, en una venganza. La víctima no tenía nada que ver con las actividades de su pariente. Me exigió que eliminara la información, que ocultara los hechos. Confieso: terminé por acceder. Y además lo hice sin respingar.
—Al cabo, al rato va a tener muchas noticias —me dijo finalmente Secretario.
Se refería a que, horas después de la muerte de su familiar, ubicó e hizo ejecutar a cuatro jóvenes, aparentemente responsables del asesinato.
Ser periodista en los peores días de la guerra contra el crimen organizado puede volverse asfixiante. La incertidumbre te mata. No es una lucha cuerpo a cuerpo, no es una batalla que uno pueda enfrentar. Es hallarse a merced de desconocidos que saben de uno mismo detalles sorprendentes. Es pelear contra nada, y luego detenerte a escuchar la voz de tu conciencia. Es temblar cuando suena el teléfono, y despertar por la noche con la frente llena de sudor. Es vivir espantado hasta de tu propia sombra. Por eso escribo este informe. Porque, pase lo que pase, quiero que mis familiares sepan que no, que yo no estuve metido en nada.

David Piñón Balderrama. Jefe de Información de El Heraldo de Chihuahua. Este relato forma parte del texto ganador del Premio Testimonio Chihuahua 2009.

Fuente: http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=56103

Visitatio Canonica y el combate a la liberación feminista

Foto: Nermine Hammam

Texto: Vianett Medina

Desde su antigua tradición lectiva, el Vaticano pronuncia advertencias que ahora ha tocado escuchar a las mujeres simpatizantes del feminismo religioso. Su inspección canónica hace pensar en el miedo arquetípico que recorre la cristiandad y se cree ahuyentar mediante la Visita Canónica, vivo retoño de la Inquisición. Los estudios de género relacionan la acusación de mujeres en la Iglesia con un miedo tradicional a las diosas, brujas, místicas… o monjas.

La revisión canónica que anunció el Vaticano en enero de 2009 al interior de las congregaciones femeninas en Estados Unidos, aparece como extensión de una recelosa cadena donde la libertad de las mujeres deviene una amenaza a la jerarquía eclesiástica, la cual no comparte con ellas la presidencia eucarística ni el gobierno. El catolicismo, que desde finales del primer siglo de nuestra era se rige por el liderazgo instituido (mediado sólo por la imposición de manos de tradición apostólico-masculina), hoy cuestiona a la vida religiosa femenina en Estados Unidos arguyendo contra la “doble vida” de sus consagradas, que algunos fieles creen ilustrarla en el uso exagerado del maquillaje, la vestimenta sublevadamente secular o su asistencia a centros nocturnos.

El análisis histórico-crítico advertiría la resistencia eclesiástica a admitir un feminismo radical, que reclama la autonomía negada a la mujer consagrada a la iglesia en razón de su voto de obediencia. Francine Cardman, académica en la escuela de Theology and Ministry en Boston College (BBC, 8-08-09), ha denunciado el intento jerárquico de oficializar una interpretación del Concilio Vaticano Segundo y de imponer, como en el pasado, la clausura monacal, control primigenio de las mujeres en la historia de Occidente.

La visita canónica emprendida durante este año a las congregaciones religiosas femeninas estadunidenses también resuena en un sector de mujeres católicas no consagradas. Fuera de las estructuras conventuales, la moción de orden atraviesa el radio de la actividad de las religiosas, donde sus receptores más frecuentes son laicas inspiradas en el dinamismo apostólico de sus comunidades. La instrucción contra el relajamiento de la vida religiosa es acatada por la devoción secular de las mujeres de familia, que alcanzarían así a condenar la disidencia religiosa en un orden donde el sacerdote tiene, por sagrada tradición, la última palabra.

Después de la incursión de las mujeres en distintos campos, ha florecido una valoración inédita de las mujeres en la Iglesia que resulta familiar a las cuatro expectativas con que la escritora Leora Tanenbaum resume su investigación de mujeres religiosas (Taking Back God, 2009): liderazgo, inclusión lingüística en la liturgia, aceptación de su cuerpo y reconocimiento de la mujer como imagen-sacramento de Dios. Sin embargo, la expectativa y la lucha feministas de las bases comunitarias no son compartidas por la alta jerarquía representada en la Comisión de Verdad, que ejecuta el escrutinio vaticano.

Por otra parte, distintas organizaciones católicas dedicadas a trabajar la justicia están declarando públicamente su apoyo a las religiosas víctimas de la “intrusión” vaticana en el diario electrónico National Catholic Report, reconociendo el compromiso apostólico de las comunidades religiosas a favor de los pobres, los enfermos y las minorías, con un texto que así se introduce: “El proceso de la Visita Apostólica del Vaticano, que ustedes no han buscado ni convocado, es un medio de reunir información para un reporte confidencial que ni siquiera a los participantes se les permitirá revisar. Las supuestas razones detrás de esto sugieren que de antemano se ha llegado a conclusiones negativas. Como proceso disfuncional, encuentra refugio en el secretismo. No es democrático ni transparente. No tiene lugar entre católicos maduros y comprometidos cuya colegialidad y subsidiaridad son el sello de la vida religiosa”.

Como en otros procesos eclesiásticos, la discreción deviene un factor político para erradicar potenciales irregularidades. Para evitar los rumores en torno al proceso de auscultación y prueba, varios directivos (superiores) religiosos han pedido a sus miembros realizar un voto de silencio, según lo afirma un jerarca que por hoy queda en el anonimato. Pero el problema que interesa a la estabilidad vaticana no corresponde primordialmente a temas morales. Frente a su habitual discreción, es vox populi en las estructuras de la Iglesia que en regiones como el sureste mexicano por lo menos tres cuartas partes del presbiterio ha tenido una mujer o procreado hijos. Concentrado en temas doctrinales, al Papa Benedicto XVI le interesa que las religiosas no ostenten la ordenación sacramental ni suplan la confesión del sacerdote por la confesión entre ellas, como se ha practicado en algunas comunidades femeninas del norte californiano. El mayor temor se advierte en la crisis ideológica y la división de la identidad católica como consecuencia.

Se ha declarado como propósito oficial de las visitas apostólicas probar la “solidez de doctrina y enseñanza” de las congregaciones, así como su asistencia diaria a la celebración eucarística presidida exclusivamente por un sacerdote. La omisión de esta asistencia ha suscitado sospechas en el contexto de la polémica y recurrente demanda de la ordenación sacerdotal para mujeres. La documentación sobre la negativa al sacerdocio ministerial femenino se remonta a la Declaración vaticana Inter Insigniores (1976), en que Paulo VI reaccionaba a la ordenación femenina en iglesias noreuropeas (también puede consultarse el Rescripto a la carta del arzobispo de Canterbury, doctor F.D. Coogan, sobre el ministerio sacerdotal de las mujeres; 30 de noviembre de 1975). Más tarde, Juan Pablo II precisaría el pronunciamiento en la carta apostólica Ordinatio Sacerdotalis (1994), en que responde categórico a la pregunta por la ordenación sacerdotal femenina. Aunque es el “Decreto General relativo al delito de atentada ordenación sagrada de una mujer” (19/12/2007) el que mejor enmarca la reciente visita canónica a la vida consagrada, cuya principal preocupación se expresa en la aprobación privada o pública de las religiosas en torno a dos temas considerados sensibles: la homosexualidad y la ordenación ministerial de mujeres
Foto: Oded Bality/AP

CONGREGACIONES FEMENINAS EN MÉXICO

El actual escrutinio vaticano también apunta al verosímil temor de que el estilo religioso estadunidense sea exportado a Latinoamérica, donde los modelos tradicionales de familia son proveedores de numerosas y jóvenes vocaciones religiosas. En sus sociedades tradicionales, que admiten ampliamente la dirección del hombre en diversas esferas, el ingreso a una comunidad religiosa y la convivencia primordial entre mujeres resultan también una liberación de la férula masculina, imposible de experimentar en ciertos sectores de la sociedad mexicana. En su proceso de liberación e influidas por los estudios de corte liberacionista, algunas congregaciones en México han destacado por ocuparse en la actividad social, suscitando diversas tomas de conciencia. Espacios para la reflexión y el trabajo feminista como el grupo “Mujeres para el diálogo”, gestan una conciencia acerca de la libertad femenina, imposible todavía en la mayoría de las parroquias gestionadas por presbíteros.

Las comunidades religiosas en México no rara vez albergan los esfuerzos feministas que cuestionan y van cambiando las formas de obediencia femenina. Incluso hay congregaciones que abiertamente realizan una opción por las mujeres, con un estilo de vida que difiere de la dedicación al sacerdote tan común en congregaciones fundadas en México. Las Mercedarias de Bérriz son un caso emblemático de la opción por las mujeres, a veces sofocada por la vigilancia clerical. Dedicadas actualmente a promover a las mujeres (“Mujeres que trascienden” aparece como el lema en el sitio web de su colegio en Guadalajara), sus tareas contribuyen a la construcción de la identidad de las mujeres entre las clases medias.

Pese a las décadas de feminismo con que la Iglesia ha convivido, sigue existiendo una presión eclesiástica que llevaría a las religiosas a ocultar su labor liberadora impidiéndoles compartir públicamente su acción y opinión sobre la Iglesia gobernada por hombres.

LA MORAL, UMBRAL VATICANO

Nunca una interpretación usurpa tanto la ley de Dios como la pronunciada por un jerarca defensor de la moral. Cuando el cardenal arzobispo de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez, declara sin sustento que las vacunas contra el virus de la influenza H1N1 son “sospechosas porque traen efectos secundarios” (Público, 1-12-09), su provocación (“que se la apliquen los de Salud primero”) roza más la bravuconería que el dogmatismo doctrinal proclamado por el obispo radicado en Roma, Javier Lozano Barragán.

El anterior presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de los Agentes Sanitarios, recientemente reprochó las prácticas contra natura de la población homosexual y transexual. Antiguo obispo de Zacatecas, Lozano Barragán no ha dudado en declarar que los homosexuales “por supuesto que no entrarán en el Reino de los Cielos” (Pontifex Roma, 2-12-09), en tanto que ofenden a Dios al ir “contra la naturaleza y la dignidad del cuerpo”. Sin embargo, llama a no discriminarlos.

El doble discurso inquieta no sólo a los colectivos gay sino a la razón secular que no yace a la espera de lecciones de convivencia o de amenazas escatológicas. A sabiendas que durante siglos el catolicismo ha aceptado e incluso recomendado el uso de la “disciplina” y el “cilicio” (llamados así la práctica y el instrumento de agresión al cuerpo más populares), la prohibición sexual sigue siendo una norma estructurante de la moral eclesiástica. No obstante que la mortificación del cuerpo destaca una forma abyecta de religiosidad, ésta no ha sido condenada por la institución eclesiástica como práctica que atente contra la naturaleza. En contraste, la variedad de las prácticas sexuales es considerada ofensiva si se orienta al placer y no a la procreación. La obligación de “apertura a la vida” del acto sexual define como inmoral todo acoplamiento desviado de la fecundación. Contra toda ontología, el jerarca moralista cree definir lo que ofende a Dios.

Mientras que la teología católica contemporánea explica evangélicamente la entrada al Reino de Dios por la práctica de las bienaventuranzas, el cardenal Lozano Barragán fija una postura de exclusión, con la misma pertinacia doctrinal que en el Vaticano le ha abierto las puertas y lo ha situado en el prestigioso sitio de Cardenal-Diácono de San Miguel Arcángel, el círculo más íntimo del Papa.

Destacado por su identificación con el ala intransigente de la Iglesia, el anterior titular del Consejo de Salud ha sido un fuerte apóstol de la ortodoxia clerical y dueño de un privilegio que probablemente no compite con el de ningún otro eclesiástico mexicano. Como miembro del Colegio de Obispos, entre sus tareas se encuentra promover la beatificación de Juan Pablo II y aconsejar en torno a la elección papal de nuevos cardenales y obispos.

Fuente: http://semanal.milenio.com/node/1600

domingo, 6 de diciembre de 2009

LA IZQUIERDA MEXICANA

Miguel Carbonell, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, nos habla de la refundación que requiere la izquierda mexicana.

domingo, 29 de noviembre de 2009

¿García Luna y su CISEN particular?


El "ejército negro"

Foto: Anthony Suau

Por Anabel Hernández/Reporte Índigo

Se trata del llamado “ejército negro”, conformado por los más de 45 mil efectivos de la Policía Federal (PF), brazo operativo de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP). Sus miembros visten uniformes oscuros y se encuentran prácticamente en todo el territorio nacional. El presidente Felipe Calderón ha encomendado a este "ejército negro" implementar la estrategia de la guerra contra el narcotráfico.

Lo ha usado también para llevar a cabo las medidas más controvertidas de su gobierno, como la toma de las instalaciones estratégicas de la extinta Luz y Fuerza del Centro (LyFC) y la intimidación de los trabajadores electricistas con la toma del pueblo de Necaxa. Y hasta lo empleó para ocupar las instalaciones del Congreso de la Unión durante la aprobación del Presupuesto de Egresos de 2010. El propósito era evitar que diputados de oposición introdujeran a la sesión a ciudadanos inconformes con la propuesta del Ejecutivo.

Apenas el martes pasado, el gobierno federal volvió a recurrir a la Policía Federal para tomar el vestíbulo del recinto de San Lázaro. Mientras en el interior el PAN y el PRI se ponían de acuerdo para no interponer una controversia constitucional por la extinción de LyFC, afuera protestaban cientos de ex trabajadores electricistas.

En lo que va del sexenio, el presupuesto asignado a la Policía Federal ha aumentado considerablemente, al igual que el número de elementos, instalaciones, equipo y facultades. Incluso ha crecido más que el Ejército y la Armada.

De acuerdo a un análisis realizado por Reporte Índigo, de 2006 a 2009, el presupuesto para el "ejército negro" casi se ha cuadruplicado. (Fuente: Reporte Índigo/Por Anabel Hernández/ 27 Nov 2009)

En ese mismo periodo, los presupuestos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina sólo crecieron 65 por ciento. Y eso que deben mantener más efectivos e instalaciones que la Policía Federal.

Un análisis hecho por la fracción parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados señala que la Policía Federal es, por elemento, 70 por ciento más cara que el Ejército Mexicano.

El jefe del "ejército negro" es el controvertido secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna, el hombre más cercano al presidente. El de mayor confianza y con más influencia en el primer mandatario.

El poder de García Luna se ha multiplicado al ritmo del presupuesto de su brazo operativo, pese a la molestia y protesta de la Sedena, institución para la que hay un castigo presupuestal desde hace dos años pese a que la tropa verde sigue siendo la carne de cañón de muchos de los operativos contra el narcotráfico. Y legalmente sigue teniendo bajo su responsabilidad la salvaguarda de la soberanía nacional.

En entrevista con Reporte Índigo, Jesús Zambrano, diputado del PRD y vicepresidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, alerta sobre ese "ejército negro", el "ejército personal" de Calderón. Advierte sobre el excesivo poder acumulado por un hombre "siniestro" como García Luna.

"No solo le están dando más recursos a una policía corrupta, sino que incluso le están dando las herramientas para que tengan los datos personales prácticamente de todos los mexicanos para que sigan haciendo las tropelías, éstas en las que claramente aparecen involucrados", afirma Zambrano, quien califica a Policía Federal como "un grupo militar de facto".

Esta es la historia del "ejército negro". El mismo para el que García Luna quiere más facultades, más poder.



Foto: Anthony Suau
El 'ejército negro'

La Policía Federal Preventiva (PFP) fue creada en 1999, último año del sexenio del presidente Ernesto Zedillo. Estaba adscrita a la Secretaría de Gobernación.

El primer comisionado de la PFP fue Wilfrido Robledo Madrid, uno de los mentores de García Luna en su carrera policiaca desde que estaba en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

En el año 2000, la PFP tuvo un presupuesto de mil 770 millones de pesos, un poco más de lo asignado a la Policía Federal de Caminos (PFC).

Diez años después, el presupuesto para el "ejército negro" es 17 veces mayor. De acuerdo al proyecto de presupuesto enviado por el Ejecutivo al Congreso, Policía Federal tendrá el próximo año por lo menos 17 mil millones de pesos.

En el año 2000, la PFP tenía 9 mil elementos, ahora cuenta con 45 mil. Cinco veces más.

El primer coordinador general de Inteligencia para la Prevención fue García Luna, quien estuvo en el cargo de octubre de 1999 a diciembre de 2000.

Pocos meses antes de que terminara el gobierno de Zedillo, Robledo Madrid, García Luna y otros elementos quedaron bajo investigación acusados de la compra ilícita y con sobreprecio de 15 aeronaves.

Tras la investigación, Robledo Madrid fue inhabilitado para ocupar cargos públicos por 10 años. La resolución se dio a conocer en mayo de 2003.

García Luna, quien no fue sancionado, hoy tiene bajo su mando a un numeroso grupo operativo y dispone de un presupuesto millonario, aunque eso ha servido de poco o nada.

El "ejército negro", con sus lustrosos uniformes y espectaculares instalaciones, como el Centro Operativo de Mando en Iztapalapa, es más pantomima que realidad.

Al igual que el Ejército Mexicano, la tropa está integrada por gente común y corriente, del pueblo. En el edificio de Reforma 364, donde se encuentra el Centro de Control de Confianza, todos los días llegan hombres y mujeres desempleados buscando una oportunidad de trabajo, aunque sea de policías.

Pero casi todos los altos mandos vienen del viejo equipo de García Luna en la Agencia Federal de Investigación (AFI). Todos con un controvertido currículum, como en su momento lo denunció y documentó el comisario Javier Herrera Valles, quien el pasado 17 de noviembre cumplió un año de haber sido arrestado tras cuestionar la corrupción e ineficiencia de la Policía Federal y la Secretaría de Seguridad Pública federal.

Luego de las denuncias de Herrera Valles, los hechos le dieron la razón. Se ha demostrado que algunos mandos del "ejército negro" han estado vinculados con la delincuencia organizada.

Entre secuestradores y narcos

En 2008, dos altos mandos de la Policía Federal Preventiva (PFP) fueron ejecutados y el comisionado interino del "ejército negro" fue detenido junto con otros altos funcionarios por sus presuntos vínculos con el Cártel de Sinaloa comandado por Ismael "El Mayo" Zambada y Joaquín "El Chapo" Guzmán.

El comisionado interino de la PFP Edgar Millán fue asesinado el 8 de mayo de 2008 en una vecindad de la calle Magnolias de la populosa Colonia Guerrero, donde vivían sus padres. Es una de las calles con mayor narcomenudeo en la zona.

Desde que Antonio Lozano Gracia era procurador general de la República, Millán, entonces policía judicial, arrastraba la reputación de vender plazas dentro de la corporación donde trabajaba.

El 26 de junio de 2008 fue asesinado Igor Labastida, director de Investigaciones de la PFP. Fue ejecutado cuando estaba en una fonda ubicada en la calzada México-Tacuba. Ese día, viajaba en una camioneta Cadillac Escalade en la que se afirma llevaba un millón de dólares.

En septiembre del año pasado, Lorena González Hernández, subdirectora de Secuestros y Robos del "ejército negro", fue detenida acusada de ser parte de la organización criminal que plagió a Fernando Martí.

En los primeros días de noviembre de 2008, fue detenido Gerardo Garay Cadena, comisionado interino de la PFP, luego de ser el protagonista de una fiesta organizada en una residencia del Desierto de Los Leones. Ahí fue detenido un narcotraficante colombiano que trabajaba para los hermanos Beltrán Leyva, grupo antagónico del Cártel de Sinaloa.

Luego de ser acusado de abusar sexualmente de las mujeres que permanecieron detenidas tres días, finalmente fue aprehendido porque fue delatado. Lo denunciaron por trabajar para el Cártel de Sinaloa y entregarle como trofeo las armas incautadas a los grupos rivales.

Hoy Garay Cadena está detenido en el penal de máxima seguridad de Nayarit pese a que Genaro García Luna intentó que su hombre de confianza no fuera procesado por narcotráfico, sino por abuso de autoridad.

En las declaraciones ministeriales rendidas por el hijo y el hijastro de Jesús "El Rey" Zambada García, quienes se acogieron al programa de testigos protegidos con los seudónimos de "Marifer" y "Rambo II", quedó asentado, aunque de forma muy general, que el Cártel de Sinaloa contaba con la protección de la Policía Federal.

En otras declaraciones de testigos protegidos también vinculados con el narcotráfico se afirma lo mismo.

La pregunta que se hacen, no sólo diputados como el perredista Jesús Zambrano, sino funcionarios de las oficinas de inteligencia de Estados Unidos, es: ¿para quién trabaja la Policía Federal?

---

Maltrato a la tropa de élite

En marzo pasado, García Luna montó uno de sus shows. Invitó a Hillary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos, al Centro Operativo de Mando de Iztapalapa. Quería mostrarle las instalaciones como un ejemplo del sofisticado equipo que tiene la Secretaría de Seguridad Pública federal para combatir el crimen.

García Luna paseó a la funcionaria intentando impresionarla con simulacros de operativos.

Se supone que el Centro Operativo de Mando, inaugurado en junio de 2008, no solo cuenta con equipo tecnológico de primera para interconectarse en tiempo real con las 34 estaciones regionales de la corporación que están en todo el país, sino que posee modernas instalaciones, como dormitorios y regaderas, para dar alojamiento a los elementos.

Con sus intensas campañas mediáticas, la SSP pretende mostrar a un cuerpo policiaco bien entrenado, bien equipado y bien tratado. Pero la historia es muy diferente, según narran elementos de la tropa de la Policía Federal.

Aunque los elementos del "ejército negro" son los más caros de las fuerzas armadas de México, se quejan de maltrato.

De acuerdo a testimonios proporcionados a Reporte Índigo por elementos de la PF, les retienen durante meses el pago de sus viáticos cuando realizan una misión, no les proporcionan vehículos oficiales para llevarlas a cabo y tienen que pagar el transporte con sus propios medios, lo cual conlleva un alto riesgo para su seguridad.

Señalan que cuando están "concentrados" en Iztapalapa, viven en condiciones infrahumanas.

Y como ejemplo, narran lo ocurrido el pasado 21 de noviembre, cuando miles de elementos concentrados en Iztapalapa durmieron bajo de carpas ubicadas en los patios del Centro Operativo de Mando. Dentro de éstas había casas de campaña compartidas por dos o tres elementos que durmieron en el piso, sin colchonetas. Agregan que prácticamente no se les da alimento.

Las temperaturas en la zona llegan a ser tan bajas, que elementos del "ejército negro" denuncian que ya se registró la muerte de dos elementos por hipotermia.

De nada sirve la tecnología de las instalaciones si no es empleada como debe ser. Por ejemplo, ha habido casos de elementos de la PF desaparecidos que no han podido ser localizados pese a los supuestos sistemas para interconectar en tiempo real a todas las estaciones regionales. Estos avances no han servido para que los altos mandos detecten de manera oportuna el incumplimiento de los elementos que no llegan a la misión que les fue encomendada.

Foto: AP

Dinero y poder al 'ejército negro'

A todas luces, el "ejército negro" es ineficaz.

Así lo revela la situación que viven las ciudades y estados donde impera la ley del narco y la delincuencia.

Así lo revelan los miles de presuntos narcotraficantes detenidos que luego son liberados porque la policía no entrega las pruebas suficientes para mantenerlos en la cárcel.

Así lo demuestran los más de 15 mil ejecutados en lo que va del sexenio.

Y así lo confirman las voces del sector empresarial y de organizaciones no gubernamentales que ante la ineficacia del "ejército negro" y del ejército verde piden la intervención de los Cascos Azules de la Organización de las Naciones Unidas.

En este número, Reporte Índigo presenta las cifras del terror en Ciudad Juárez, Chihuahua. El presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, José Antonio Ortega, explica que los Cascos Azules entraron a Haití en 2004 cuando ese país vivía una situación muy similar a la que padece la ciudad fronteriza.

En los tres años que ha gobernado Felipe Calderón, la PF no solo ha sido pertrechada con presupuestos de miles de millones de pesos, sino que también ha sido empoderada a través de reformas legales que le permiten actuar de manera discrecional.

En abril pasado, la Cámara de Diputados aprobó el dictamen de la Ley de la Policía Federal. En ella se señala el cambio de nombre de la corporación, que dejó de llamarse Policía Federal Preventiva, para ser Policía Federal.

La nueva ley permite emplear agentes policiales sin uniforme cuando la investigación lo amerite. La corporación también puede llevar a cabo operaciones encubiertas y utilizar usuarios simulados para la prevención de delitos.

Además, la Policía Federal puede actuar libremente en recintos fiscales, aduanas, secciones aduaneras y puntos de revisión aduaneros.

Incluso había recibido autorización para hacer intervenciones telefónicas sin la orden de un juez, pero esta atribución fue revertida por el Senado cuando pasó por su tribuna la nueva Ley de la Policía Federal.

Apenas esta semana, el "ejército negro" estrenó su Centro de Inteligencia, que le permitirá "integrar las capacidades técnicas y operativas para toda la nación con una perspectiva institucional, al margen de implicaciones políticas y por encima de intereses particulares", afirmó el presidente Calderón en la ceremonia de inauguración.

El diputado perredista Jesús Zambrano advierte que es peligroso para la sociedad que una institución como la SSP, que ha sido infiltrada por el crimen organizado, tenga acceso a información tan sensible.

Hasta ahora ha quedado demostrado que los miles de millones de pesos asignados al "ejército negro" no se han traducido en beneficios reales para la sociedad, que mantiene estas estructuras a través de los impuestos. La violencia y la impunidad del crimen organizado continúan.


viernes, 27 de noviembre de 2009

LAS JÓVENES NOCHES DE LA HABANA, CUBA

EN DEMOCRACIA NO HAY HEREJES

A propósito de bizarras, confesionales, actitudes un llamado a la cordura desde España.

JOSÉ ANTONIO PÉREZ TAPIAS

En medio de las polémicas en torno a la reforma de la legislación sobre el aborto vemos cómo a algunos no les caben democracia y religión, a la vez, en la cabeza. El fanatismo moral -como decía Gramsci- que se deriva de su dogmatismo intolerante lo pretenden llevar al ámbito del derecho, ignorando reglas elementales de la democracia. Caminos fundamentalistas van por ahí cuando contra la llamada ley del aborto se manifiestan voces eclesiásticas que condenan sin escuchar nada.

Las condenas episcopales sólo incumben a los miembros de la Iglesia católica, máxime si se habla de excomunión o se vierten anacrónicas acusaciones de herejía. Sin embargo, el tono conminatorio empleado en medios de comunicación social, al tratar como herejes a los diputados católicos que voten a favor de la ley, proyecta esas admoniciones fuera del círculo de una confesión religiosa. Tan excesivas declaraciones pretenden incidir en la opinión pública para incrementar la ilegítima presión sobre un parlamento democrático. Hay que recordar que en una sociedad pluralista ninguna confesión puede imponer su moral y que en democracia no cabe monopolio de la verdad. Quien opina en el ámbito público ha de someterse al debate propio de una sociedad abierta, tratando de hacer valer sus razones sin negación apriorística de las de los demás, que pueden ser distintas aun perteneciendo a la misma comunidad religiosa.

No es "anti-vida" una ley de plazos para regular el hecho social de los abortos que se producen en España -más de 100.000 al año, como ya ocurría cuando gobernó el PP, que nada hizo por cambiar la legislación vigente-. Establecer plazos para la interrupción voluntaria del embarazo, además de una mayor seguridad jurídica, implica una actitud de respeto a la vida como valor. De igual manera, al fijar condiciones y límites, atiende al mandato constitucional de protección de la vida del no nacido como bien jurídico. Una ley como ésta, que reforma la legislación que despenali-zó el aborto hace 25 años, tampoco induce a la interrupción voluntaria del embarazo. Se trata de un cauce jurídico para que muchas mujeres, sin que caiga sobre ellas el Código Penal, resuelvan desde su conciencia situaciones dramáticas de conflicto de valores.

¿Tan imposible se hace comprender que para defender la vida no hace falta calificar como asesinato todo aborto? ¿Dónde está la herejía al suscribir una aquilatada legislación que pueden apoyar incluso quienes no asuman la decisión de abortar, dado que hay motivos sociales, razones éticas y justificación jurídica a su favor? No vivimos en el mejor de los mundos posibles; nuestro mundo obliga a recordar que el trigo y la cizaña crecen juntos y que, como indicaba la parábola evangélica, no hay que precipitarse con farisaicas condenas desde una supuesta pureza moral. Quienes nos movemos entre los grises de nuestra realidad, compaginando militancia política y pertenencia a la comunidad eclesial, lamentamos las cerradas posiciones de quienes derriban puentes por donde transitar hacia una mejor convivencia en una sociedad pluralista y democrática.

La descalificación como herético de un comportamiento cabalmente democrático sólo puede estar en la cerrada mente de clérigos antidemócratas. Quizá haya que decir a quienes consideran herejes a cristianos que actúan en conciencia conforme a los procedimientos de la democracia aquello que el filósofo Ernst Bloch formulaba con ironía: "Lo mejor de la religión es que produce herejes". Está claro que forma parte de lo peor de la religión que produzca inquisidores, siempre dispuestos a arrojar la primera piedra. Hace dos mil años que estamos convocados a no apedrearnos y por ahí hay que empezar para aproximarnos a la situación ideal en la que ninguna mujer se vea en el trance de verse abocada a la dolorosa decisión de abortar.

Con todo, la cuestión relevante no es la consideración como "pecado mortal público" del voto favorable de legisladores cristianos a la norma que regula el aborto, sino que el problema de fondo es la no aceptación de la aconfesionalidad del Estado. Quienes dejan traslucir su pesar por no imponer su moral a través de la ley no sólo están lejos de la laicidad del Estado que la democracia exige, sino que ni siquiera valoran que ésta garantice su libertad de expresión. Por fortuna, en democracia, desde el común respeto a la ley, nadie es declarado hereje, lo cual es un logro civilizatorio que la Iglesia católica debería valorar en su justa medida.

Firman también este artículo Esperança Esteve Ortega, Ana Chacón Carretero y Óscar Seco Revilla, diputadas y diputados del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso.

Fuente: http://www.elpais.com

martes, 24 de noviembre de 2009

LAS MUERTES CHIQUITAS

Las Muertes Chiquitas es resultado de cuatro años de trabajo de Mireia Sallarès, de un proyecto interdisciplinario concentrado en las entrevistas a más de treinta mujeres de México de diferentes zonas del país; mujeres de diversas edades, estratos sociales, profesiones y religiones. Sus historias de vida nos llevan a conocer sucesos relacionados con los feminicidios de Ciudad Juárez, con las prostitutas de barrios marginados, con profesoras de universidad, exiliadas de guerras europeas, cero positivas y homosexuales o transexuales, ex guerrilleras de los años setenta, burguesas, indígenas, estudiantes, madres, abuelas, hijas... mujeres.

Sallarés, artista audiovisual de origen catalán, desarrolla este proyecto gracias al apoyo de diversas instituciones mexicanas y españolas; y desde el 20 de noviembre de este año y hasta enero del 2010 presentará en la Ciudad de México.

Las Muertes Chiquitas, una gran pieza multidisciplinaria. Pero además son historias sobre el dolor, el placer, el poder, la muerte y la violencia.